Desde el 1 de febrero de 1997

    Si todavía viviera don Fernando Lázaro Carreter, seguramente hubiera dedicado uno de sus certeros dardos en la palabra a lamentar el empobrecimiento de la lengua propiciado por algunos tecnófilos de hoy en día: los que creen que la economía de palabras es un valor emergente en la revolución tecnológica que vivimos.

    Alguien decide quitarse la vida antes de que la muerte le llegue naturalmente. Los demás recibimos el hecho como un golpe, algo que nos afecta en lo profundo; a veces, angustiosamente. ¿Por qué? Si todos tememos la muerte, ¿cómo es que alguien puede provocársela voluntariamente? ¿Qué hicimos para que llegue a ese trance y qué podíamos haber hecho para evitarlo? ¿Somos culpables?

    1) La humanidad no ha creado en toda su ya larga historia nada más importante para su existencia que la Comunión. Y es que la Comunión, en verdad no fue creada por humanos sino por el mismo Dios.

    Aquí podríamos detenernos ante un agudo inquisidor que nos preguntase: “Pero, ¿qué, o quién es Dios?” Pues Dios, seguramente no puede ser comprendido claramente por la conciencia humana, salvo que renuncie a pronunciar su nombre. Dado que es y no es al mismo tiempo la materia, el sistema solar, el universo, lo infinito hasta un grado que nuestro cerebro no tiene posibilidad alguna de alcanzar, y es y no es al mismo tiempo el más pequeño escarabajo que se desliza penosamente sobre un malvón, resulta evidentemente imposible encerrar su “ser y no ser” en un nombre. Así, Dios puede ser entendido únicamente si renunciamos al entendimiento.

    Violencia y legítima defensaEl diario local El Tribuno viene prestando una llamativa atención sobre los repetidos casos de violencia contra las mujeres que, desafortunadamente, se han producido en los últimos meses en nuestra Provincia. Sin embargo, lo que podría ser considerado como una positiva campaña periodística de concienciación ciudadana acerca de los peligros sociales que entraña la mal llamada violencia de género, corre el riesgo de convertirse en una serie folletinesca de sucesos, muchas veces adornada con arabescos literarios o con reflexiones filosóficas de calculada ambigüedad e imprecisión.

    Desde que la recatada vida judicial ha empezado a reclamar algún protagonismo en los medios de comunicación, y más claramente aún, desde que éstos han encontrado en aquélla un inagotable filón para saciar su incontenible apetito de fisgar en las vidas y fortunas ajenas, el lenguaje de los tribunales se ha convertido en una caótica avenida de doble vía, de la que son tributarios, de un lado, jueces, secretarios, fiscales y abogados y, del otro, los tan modernos como improvisados analistas judiciales de la prensa.

    1. Un discurso dirigido a todos los salteños

    Algunas declaraciones efectuadas recientemente por el señor gobernador de Salta y ex candidato a vicepresidente de la Nación, nos invitan a los salteños reflexionar detenidamente sobre algunos aspectos importantes de nuestros mecanismos electorales, nuestro sistema de partidos y nuestra democracia.

    Últimas noticias