Desde el 1 de febrero de 1997

    El ser humano, y gracias a los límites de su conocimiento cada vez más enraizado en los avances científicos, elogiables sin duda alguna, deshecha, parejamente, toda cuestión que pretenda escurrirlo fuera de su cápsula donde se desempeña con fluidez haciendo la vida serena y lentamente, cuando las contingencias se lo permiten. Lucha contra la adversidad y cuando la destruye, vuelve velozmente a un “estar” placentero que ante la ausencia de problemas se lo puede permitir. Nadie está obligado a dedicar parte de su serena soledad a pensar; siempre habrá alguien que lo haga.

    Página 1 de 5

    Últimas noticias