Desde el 1 de febrero de 1997

    El ser humano, y gracias a los límites de su conocimiento cada vez más enraizado en los avances científicos, elogiables sin duda alguna, deshecha, parejamente, toda cuestión que pretenda escurrirlo fuera de su cápsula donde se desempeña con fluidez haciendo la vida serena y lentamente, cuando las contingencias se lo permiten. Lucha contra la adversidad y cuando la destruye, vuelve velozmente a un “estar” placentero que ante la ausencia de problemas se lo puede permitir. Nadie está obligado a dedicar parte de su serena soledad a pensar; siempre habrá alguien que lo haga.

    Poncho salteñoLa cumbre anti-Bush puede considerarse histórica por varios motivos. Sin embargo, cuando se acallen los ecos de las protestas populares y se apaguen los incendios, los verbales y los callejeros, quedarán para la historia dos momentos controvertidos, por el ambiguo mensaje que encierran. Uno, el atuendo de la líder del sector más visceralmente izquierdista e irreductible de las Madres de Plaza de Mayo, señora de Bonafini, que marchó junto al líder cocalero (probablemente también coquero), señor Evo Morales, ataviada con el tradicional (y esta palabra dice mucho) poncho salteño.

    Esta vez no le ha tocado al diario de Salta. La fuente de la noticia hilarante es www.infobae.com, que sorprende hoy a sus lectores con una curiosa definición de lo que podría llamarse belleza pública. Citando a La Voz del Interior, el medio porteño habla del hallazgo de unas prendas íntimas conteniendo "bello público". Lo cual encierra una dramática contradicción. El siguiente recuadro habla por sí solo.

    Últimas noticias