Política y economía
Jorge Lugones, obispo de Orán
Jorge Lugones, obispo de Orán
El dato más precupante de la situación de la Provincia de Salta es "el ensanchamiento de la brecha entre ricos y pobres". El Norte de Salta es la región más pobres de la Provincia, pese a ser el territorio más rico en recursos. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) Salta supera la media nacional.

Lamentablemente, esa riqueza agropecuaria y de recursos naturales contrasta con tremendos bolsones de pobreza", dijo este fin de semana monseñor Jorge Lugones, Obispo de Orán.

Lugones agregó, en una entrevista que publica hoy el semanario "Redacción", que el reciente estudio de la Pastoral Social de la Argentina sobre el problema de la tierra incluye datos sobre la situación en Salta. "En una década hemos bajado la cantidad de minifundistas y hemos ampliado la tierra a favor de muy pocos grandes propietarios", añadió el prelado.

La profundización de la brecha entre la inmensa mayoría de salteños que menos tiene y la pequeña minoría que más tiene, se manifiesta en el deterioro de la calidad de vida de los sectores más pobres y de los llamados "nuevos pobres". Las tres áreas más sensibles: seguridad, educación y salud muestran claros síntomas de deterioro. Según Lugones la violencia ha crecido y se está extendiendo al ámbito familiar en tanto que el delito lo hace al campo de los jóvenes.

A esto se añade la degradación de la calidad educativa y la deserción escolar. "Otro grave problema es el déficit de viviendas. También está la grave situación que plantean los asentamientos, donde miles de familias se ubican son disponer de los mínimos servicios", explicó el obispo.

Pobreza estructural y adquirida

Si bien, históricamente, el Noroeste argentino y Salta, dentro de esta región, se caracterizaron por sus condiciones de pobreza y hasta de marginalidad respecto a otras regiones argentinas, en la última década esa situación se agravó. Aunque el actual gobierno provincial dice que se trata de problemas estructurales y de situaciones heredadas a las que trata de afrontar con programas sociales, los precandidatos justicilialistas a la gobernación admiten que esos programas deben ser revisados pues hasta ahora no alcanzaron los objetivos míninos fijados.

En opinión de monseñor Lugones en este deterioro de la situación social social influyen varios factores. Entre ellos, la calidad institucional y política. "No hay renovación en el liderazgo social y esto genera un desgaste en el tejido social y político de los partidos", dijo Lugones a "Redacción".

Por último señaló que en la Diócesis de Orán, en los últimos años, "hubo una histórica ausencia de diálogo político entre el Norte y el gobierno provincial. Nosotros siempre estamos dispuestos a dialogar". No hubo diálogo, pese a que se hicieron reiterados intentos de tender puentes de comunicación. Esto no pasa sólo en Salta. "En el orden nacional sucede lo mismo", concluyó el obispo.
eXTReMe Tracker