El Milagro
Catedral de Salta
Centro de la ciudad y Catedral de Salta
El 16 de abril de 1582, Don Hernando de Lerma, fundador de la ciudad de Salta, destinó los solares más importantes para los edificios públicos de la nueva ciudad. La iglesia Matriz, dedicada al Santísimo Redentor, fue erigida al poco tiempo de la fundación. Esta construcción fue, como todas las de la época, de adobe y techumbre de paja.

Del primitivo templo no se ha conservado nada, salvo el sitio, que es el mismo donde se encuentra la actual Catedral. En 1645, el gobernador del Tucumán Don Gutiérrez de Acosta y Padilla, constatando el estado ruinoso de la Iglesia Matriz, ordenó se levantara un segundo templo. Este constataba con dos torres y una cúpula en su crucero.

El terremoto del 13 de Setiembre de 1692, que destruyó la ciudad de Esteco, afectó la construcción y hubo que abandonarla. A partir de ese momento se designó a la capilla de San Bernardo como vice-parroquia, desempeñándose como iglesia matriz hasta 1714, fecha en que se bendijo el nuevo templo concluido ese mismo año. Es en esta Iglesia donde la santísima Virgen solicitó a su amado Hijo crucificado que aplacara el castigo de Salta, convirtiéndose desde ese año en Patrones y Abogados de la ciudad bajo el nombre de la Virgen y el Señor del Milagro.

En 1714 comenzaron los trabajos para el nuevo templo. El gobernador Don Esteban de Urízar halló en cimientos la Iglesia Matriz, a su paso por la ciudad, publicó un acta el 16 de noviembre de 1708 para proseguir los trabajos y contribuyó oficialmente a la creación del tercer templo en el mismo sitio que los anteriores.

En el frente de esta iglesia se abrían tres paredes de puertas, las grandes del medio estaban umbraladas. El techo y el piso eran de maderas de cedro. La torre de la iglesia se terminó de construir en 1737, dio fin a la obra el vicario Franciscano de Castellanos.

El 21 de enero de 1752 se contrató al maestro escultor Juan de Armijo para que trabajara el retablo de dicha iglesia. Debía tallar y dorar en el término de un año y medio 102 rostros con el cuerpo y el ropaje. El altar de la tercera iglesia Matriz de la ciudad era de líneas barrocas.

En 1794 peligraba la estabilidad del edificio y en previsión de un posible derrumbamiento se resolvió clausurarlo, trasladando las imágenes, ornamentos y todo a la iglesia de los jesuitas, que había quedado abandonada desde 1767. En esta iglesia se realizaron varias refacciones, pero el 19 de Octubre de 1844 ocurren los terremotos que malograron los trabajos efectuados en la primera Catedral.

En 1858 se inició la construcción de la actual catedral sobre las ruinas de la primitiva. Los planos fueron hechos por Juan Soldatti.

La piedra a emplearse fue extraída del cerro San Bernardo y se cortaron en Mojotoro y la Viña troncos de tipas y sauces para los arcos y los andamios.

En 1882 quedó terminada, teniendo a cargo la construcción del altar mayor el Padre Luis Giorgi.

Su altar mayor es íntegramente recamado en oro. Entre las imágenes de valor artístico, es objeto de especial veneración el Cristo del Milagro, que ya se encontraba en la primitiva Iglesia Matriz.

Como el piso se había colocado no estaba acorde con la construcción, se realizaron las gestiones necesarias para colocar el de mármol que hoy posee. Luego se construyeron los altares de las Sagradas Imágenes del Señor y la Virgen del Milagro.

Por decreto Nacional del 19 de setiembre de 1918 se erigió alli el Panteón de las Glorias del Norte, donde desde el 20 de octubre de aquel mismo año descansan las cenizas del General Martín Miguel de Güemes y el General Rudecindo Alvarado, entre otros próceres.

La misma se halla ubicada en la calle España 596, frente a la plaza 9 de Julio. Fue declarada Monumento Histórico Nacional por decreto N° 95.687 del 14 de Julio de 1941.

Imágenes del Señor y la Virgen del Milagro

Por encargo del Fray Francisco de Victoria, obispo de Tucumán que estuvo presente en la fundación de Salta, y para agradecer la donación de los solares, se hicieron en España artísticas imágenes que habrían llegar a América, según cuenta la siguiente historia:

Cierto día un grupo de personas se hallaban en el Puerto de Callao, Perú, y vio flotar sobre las aguas del Pacífico, cerca de la costa, dos grandes cajones.

Se llenaron de asombro al abrirlos y ver lo que contenían. Dos tallas magníficas con inscripciones indicando dónde debían ser llevadas y con el nombre del donador: El obispo Fray Francisco de Victoria.

El suceso produjo enorme sensación, y el propio Virrey Marqués de Cañete fue a contemplarlas acompañado de altos personajes, mandando después que fueran llevadas a Potosí y luego a su lugar de destino.

Sabedores del milagroso hallazgo, cincuenta vecinos de Salta, miembros de las familias más respetables, marcharon al encuentro de los que traían las imágenes y venciendo las inclemencias del tiempo y lo peligroso del terreno llevaron hasta Ssalta al Señor del Milagro y la Virgen del Rosario.

Esto ocurrió a mediados de septiembre de 1592. La imagen del Cristo fue puesta en un altar de la Iglesia Matriz, realizándose con tal motivo grandes fiestas. La Virgen del Rosario fue llevada a Córdoba.

El 13 de setiembre de 1692 como a las 10 de la mañana la tierra empezó a temblar y moverse enloquecida. La gente huyó de sus viviendas y corrieron a reunirse en la Plaza central, frente a este templo.

Aquí se produjeron los clamores a Dios y a la Santísima Virgen para que salvara la ciudad de su ruina y a ellos de la muerte. Los temblores siguieron repitiéndose, entonces en el convento de los jesuitas se oyó una voz que decía que no cesarían los temblores hasta que sacasen las imágenes olvidadas en procesión por las calles. Todos resolvieron recordar esto con una novena y una procesión todos los años.

Arquitectura

El edificio posee tres amplias naves y un importante crucero. Sobre éste se halla la cúpula con linterna.

b_220_0_16777215_00_images_stories_iruya_catedral4.jpgLa fachada y las torres que la componen son los aportes principales de la corriente italianizante, ambos proyectos del arquitecto Luis Giorgi, como así también el altar mayor.En la fachada se observan columnas corintias, balaustradas y cornisamientos, lo que la diferencia de la parte superior; por encima de los balaustres se levantan las torres gemelas y el cuerpo central.

La decoración interior es simétrica. Se utilizaron materiales pobres, pero parece ser rica ya que se la pintó sobre fondo de oro. Esta decoración fue terminada por Monseñor Tavella en 1938.

El atrio es de color ocre y el coronamiento de las puertas de acceso forman relieves de tipo vegetal.

En las puerta central hay un escudo con el medallón arzobispal cuyos elementos son: bastón, mitra, cruz de Caravaca o patriarcal.

En la puerta de la derecha hay una vista de una ciudad con una cartela adornada con una nube y sobre ella una cruz.

En la puerta izquierda está el monte del Calvario con las tres cruces y en la cartela posee una estrella.

El templo se destaca por la decoración en oro con ángeles sobre cada pilastra.

En el crucero hay dos vitrales: el de la izquierda represente el corazón de Jesús y el de la derecha el corazón de María.

La bóveda del crucero está dividida en tres paños que contienen escudos: a la izquierda el de España, a la derecha el de Hernando de Lerma; éstos están enfrentados con el escudo de la ciudad de Salta.
eXTReMe Tracker