El Milagro
30 de agosto de 1979
30 de agosto de 1979
30 de agosto de 2006
30 de agosto de 2006
La primera foto fue tomada el 30 de agosto de 1979. La segunda, lo fue el 30 de agosto de 2006. Ambas fotos se tomaron, aproximadamente, a la misma hora y comparten otras semejanzas como el ángulo de encuadre, la distancia focal y la profundidad de campo.

Entre ambas fechas los salteños hemos celebrado 27 fiestas del Milagro, peregrinando por estas mismas calles, alrededor de estos mismos edificios, en torno a estos mismos lugares que, desde el San Bernardo, exhiben idéntica mejestuosidad y parecen haber cambiado bastante poco.

Las semejanzas y diferencias entre ambas instantáneas motivarán, seguramente, que muchos comprovincianos piensen que el "milagro salteño" (con minúsculas) consistió en el gran crecimiento vertical de nuestra ciudad, con sus elevadas moles hoteleras y sus antenas celulares como estandarte.

Otros, pensarán que "milagro" (otra vez con minúsculas) fue el haber conseguido a duras penas conservar nuestra ciudad casi intacta, a pesar de la fiebre hotelera, de la decadencia y de la generalización del mal gusto: esos otros terremotos de los que buenamente también nos protegen nuestros Patronos.

Pero después de todo lo que hemos vivido en estos 27 Milagros pasados (represiones, guerras, hiperinflaciones, convertibilidades y devaluaciones), el verdadero milagro es que estemos vivos y que podamos tener el privilegio de ver la ciudad desde el cerro con el mismo orgullo de siempre. Que a pesar de algunos callos del alma todavía seamos capaces de emocionarnos con una ciudad, vital y palpitante, a tono con una festividad tan extraordinariamente hermosa como lo es nuestro Milagro.
eXTReMe Tracker