Personajes de Salta
Carmen de Salomone
Carmen de Salomone
El 15 de julio de 1951 se publicó en Buenos Aires el primer número de la revista quincenal “Mundo Peronista”, órgano de la Escuela Superior Peronista. La revista era uno de los eslabones de una cadena de revistas oficialistas, que incluyó publicaciones periódicas como “Mundo Infantil” y “Mundo Deportivo”, entre otras.

Todas eran sostenidas por los pagos de propaganda del gobierno y de algunos empresarios oficialistas. Todas las portadas de los casi noventa números de esta revista, que se editó hasta octubre de 1955, fueron ilustradas sólo con dos rostros: el de Juan Domingo Perón y el de su segunda esposa, Eva Duarte de Perón. La reiteración de la difusión ambas imágenes reforzaba un abrumador culto a la personalidad.

La casi totalidad de las fotos y de los textos de esa revista de 34 páginas, llevaban la firma o el sello de Perón y de Eva Perón. En uno de sus últimos números, el 84 de esa revista del 14 de abril de 1955 aparecido poco antes del golpe de Estado que derrocó a Perón en septiembre de 1955, se incluye una entrevista a la dirigente peronista salteña doña Carmen Aráoz de Salomone.

Esposa de don Carlos Salomone, farmacéutico y radioaficionado radicado en la localidad de La Viña, al Sur de la Ciudad de Salta, doña Carmen fue una de las más importantes dirigentes del peronismo en Salta.

El texto y las fotos que publicamos aquí forman parte de la colección de la revista “Mundo Peronista” que se conserva en la Biblioteca Privada “J. Armando Caro” de Cerrillos, Provincia de Salta.

Reproducimos esta entrevista y fotos de doña Carmen por su carácter testimonial y porque su lectura permite recrear un clima de época en el que ya utilizaban, hasta en parajes tan aislados y poco poblados como La Viña, las categorías de “amigo–enemigo”.

Doña Carmen Aráoz de Salomone en 1955

La amiga de los changos

Muy grata nos resultó la visita de la señora Carmen Aráoz de Salomone.

Con motivo de un viaje que hubo de hacer a Buenos Aires por motivos de salud, nuestra amiga encontró tiempo para llegarse hasta la Escuela Superior Peronista.

Pudimos ponernos en contacto con una luchadora del Peronismo cuyo frente de batalla se encuentra a muchos kilómetros de distancia de la Capital Federal.

Desde hace unos años, por otra parte, el nombre de Doña Carmen nos es perfectamente conocido. En nuestro archivo de correspondencia existe su carpeta, la Nº 5657, donde se abultan sus cartas, que con matemática periodicidad nos envía desde La Viña, localidad serrana de la provincia de Salta.

Esta carpeta se moviliza todos los meses para cerrar o abrir cuentas sobre los 20 ejemplares de “Mundo Peronista” que se despachan hacia La Viña.

Cada mes y medio, llega la correspondiente carta de Doña Carmen, cuyas palabras finales sintetizan la seriedad de su trabajo: "… con la distribución de esta revista, la Unidad Básica a mi cargo cumple con la noble misión de hacer conocer al Pueblo la amplia obra de nuestro Gobierno Justicialista".

Nueve años con los changuitos...

La señora Carmen Aráoz de Salomone nos habla con verdadero cariño de ese pedazo de sierras salteñas que desde hace nueve años viene roturando con su ejemplo esforzado y su palabra peronista.

Desde su centro de operaciones situado en la pequeña localidad de La Viña (Dto. Eva Perón), "Doña Carmen" —así la denominan los changos de toda la sierra y las mujeres que están en su radio de acción— recorre pueblos cercanos y no muy cercanos, visitando a los humildes, armada de una victrola con sus correspondientes discos peronistas y abundante material de difusión del pensamiento y realizaciones de Perón. Entre él va "Mundo Peronista".

Doña Carmen organiza fiestas de puro corte regional con las que cierra sus visitas. Y no faltan "changuitos" que sueñen con la llegada de Doña Carmen para poder bailar alguna zamba, algún bailecito y cantar "Los muchachos peronistas", "Evita Capitana" y otras canciones que entre los valles salteños deben tener una resonancia especial.

Creemos que no es fácil mantener siempre a la misma altura el espíritu de batalla, sobre todo en lugares donde las dificultades se multiplican y los recursos son escasos.

Sin embargo, es precisamente en esos lugares (donde los elementos no están muy a la mano) cuando se suple todo con el esfuerzo, el ejemplo, el sacrificio y la dedicación.

Y así notamos que los nueve años de trabajo por el Peronismo en medio de las serranías salteñas no han hecho más que multiplicar los entusiasmos de esta humilde pero esforzada peronista.

Y no es que falten enemigos. Si en alguna parte existen enemigos es allí donde nadie cree que puedan existir... ¡Hay que oír un rato a Doña Carmen para enterarse de que aún en los más alejados y apartados lugares también tienen sus madrigueras los del antipueblo!

Por algo Evita decía que hasta los ladrillos habían de ser peronistas... En el caso que comentamos podríamos decir que "hasta las piedras tendrían que serlo".

Por ello no es raro que muchas veces Doña Carmen también tenga que "cantarlas clarito" a todos esos que ven las cosas al revés o andan diciendo lo que no es verdad.

Algo sobre las últimas elecciones

A lo largo de la conversación mantenida con la señora Carmen, nos enteramos de la causa de su viaje a Buenos Aires.

—He venido a hacerme unos análisis, porque hace unos meses que sufro de una infección en el pie —nos dice.

Pudo haber sido cualquier insecto infeccioso y hasta una víbora el origen de una seria infección localizada en el pie de Doña Carmen, que data precisamente del 25 de abril del año pasado, día de las elecciones.

Ese día, Doña Carmen...

—Noté que ya estaba por cerrarse el comicio y que faltaba que llegara a votar una de las mujeres del pueblo. Como no quería que faltara ningún voto para Perón salí a buscarla para recordarle su obligación de votar. Al hacer ese camino sentí que algo me había picado... se me hinchó el pie... Pero seguí.

No sólo fue en busca de la votante sino que siguió en sus tareas hasta bien entrada la noche mientras el pie seguía inflamándose…

—Arreglé el asunto de los camioneros, despedí a toda la gente que había venido desde lejos, en fin, dejé todo nuevamente en orden…

Esta anécdota pinta de cuerpo entero la personalidad de Doña Carmen.

Para terminar, queremos también destacar otro hecho ejemplar. El local donde la Unidad Básica de La Viña, de cuyo funcionamiento ella es responsable como delegada censista, es alquilado por el matrimonio Salomone. En esta forma colaboran no sólo con su esfuerzo, sino con su desinterés ejemplar a la propagación y consolidación del Peronismo en aquellas lejanas aunque muy queridas regiones salteñas.
eXTReMe Tracker