Homenajes
Aunque no parezca, hace ya un año que nos dejó. El 7 de noviembre de 2004 Miguel Ernesto Castilla (Jarma) hizo sus últimos trazos en este mundo. Era el autor de la tira diaria "Yito y Cachulo", que se publicó durante 13 años en El Tribuno.

Difundió sus trabajos además, entre otras publicaciones, en Pupo, el semanario Noticias, Sex Humor, La Urraca, El Batracio Amarillo, Enseñando y Salta La Risa. Miguel tenía 43 años y fue un humorista ácido, agudo, negro, rebelde e inteligente. Pero sobre todo, Miguelito fue una gran persona. Un gran amigo. Un amigazo. Siempre tenía palabras de aliento y la sonrisa a flor de labios para quienes a veces creímos tener algún gran problema, pero seguro que en todos los casos nunca serían tan graves como los suyos.

Fue un ejemplo de lucha, un ganador, un amante de la vida, a pesar de lo duro, durísimo, que ésta lo golpeó permanentemente. Miguel, a los 13 años, tras sufrir un accidente, fruto de la travesura infantil de subir a una higuera, al caerse quedó en silla de ruedas para siempre. Esa y mil tragedias más las afrontó poniéndole el pecho a la vida con una sonrisa de esperanza, creyendo en un mundo mejor. Sin dudas ahora, en el cielo, estará dibujando sobre las nubes sus geniales ocurrencias, y haciendo reír a santos y ángeles.
eXTReMe Tracker