Historia y tradición
La vieja imprenta
La vieja imprenta
Desde los primeros textos impresos en Salta hasta hoy, transcurrieron 182 años.

El 30 de septiembre de 1824 apareció “La Revista Mensual”, primer periódico editado en Salta, dirigido por el joven Hilario Ascasubi y salido de la imprenta que perteneció a los Niños Expósitos.

Después del paréntesis impuesto por la dictadura de Rosas, la prensa y los impresos reaparecieron al comenzar la segunda mitad del siglo XIX. Parte de esas publicaciones eran ediciones oficiales o de particulares. Muchas no tenían pie de imprenta.

Años después, aparecieron los primeros vendedores ambulantes de libros y, rezagados, aquellos talleres gráficos que comenzaron a imprimirlos y las primeras librerías que iniciaron su comercialización.

A partir de 1870 comienzan a mencionarse con más frecuencia los datos de edición.

Funcionaban entonces, además de las que tenían algunos periódicos locales, las siguientes: “Imprenta Álvarez y Compañía” (la primera que compuso obras); “Imprenta El Comercio”, “Imprenta de José S. Aráoz”; “Imprenta Salteña” de Benjamín Soliverez; “Imprenta de P. Sarapura” (calle Florida 110); “El Siglo Ilustrado”; “El Nacional” (calle Caseros 202); “Imprenta Argentina”; “Imprenta El Comercio” de Ramón R. Sanmillán y “La Velocidad” de José D. Barrientos. A partir de la segunda mitad del siglo XIX, la venta de libros convivía con las de artículos escolares y papelería.

Avanzada la primera mitad del siglo XX, algunos negocios intentaron especializarse en la venta de libros, propósito que no pudieron cumplir. Entre los años 1920 a 1940 algunas librerías-papelerías, que tenían talleres gráficos, editaron libros. Entre ellas: “Casa Editora Monerris & Cía.”; “Imprenta y Librería C. Velarde”; “Imprenta y Librería Ángel Zerda”; “Pascual & Baleirón de las Llanas” y “Librería San Martín Editora”.
eXTReMe Tracker