Economía y sociedad
Fumador salteño
Fumador salteño
Afortunadamente para los altos responsables de la salud pública, mundial y nacional, y para las personas que han hecho de la lucha contra el tabaco y sus perversos efectos una causa digna de todo respeto, quienes se les oponen, es decir, los defensores del tabaquismo y del cultivo irracional del tabaco son cada vez menos. Así también son más pueriles y absurdos los argumentos con que intentan justificar la pervivencia de una actividad que sólo ha servido para acentuar las profundas desigualdades y desequilibrios del tejido socioeconómico salteño.

Los líderes de la lucha anti-tabaco debieran de congratularse de la virtual ausencia de racionalidad en el discurso del lobby tabacalero salteño y, en concreto, de algunos excesos verbales que, como actos fallidos, dibujan a la perfección la forma sesgada y corporativa con que se pretende defender los privilegios y perpetuar el subsidio a la ineficiencia. Aquellos excesos verbales parecen confirmar la teoría de que el tabaco es capaz de destruir antes el cerebro que los pulmones.

La frase "el tabaco ha puesto más platos en la mesa que muertos en los cajones", atribuida a un productor salteño, de ser cierta, resultaría no solamente insultante para las familias que han perdido algún miembro a causa del hábito del tabaco, sino que revelaría hasta qué punto los intereses económicos sectoriales y de conyuntura pueden nublar el entendimiento y conducir a decisiones equivocadas. Las primeras víctimas del tabaco son, pues, quienes siguen defendiendo su cultivo como eje y motor del subdesarrollo del Valle de Lerma salteño.

Por encima de los debates sobre el futuro del tabaco, a los salteños nos interesa tener dirigentes sectoriales responsables y contenidos verbalmente. Una frase tan desafortunada como aquella que citamos antes, es más propia del discurso cínico de Pablo Escobar Gaviria (experto en multiplicar los platos en las mesas) que del de Albert Schweitzer. A los salteños sólo nos cabe elegir entre estas dos visiones del mundo.
eXTReMe Tracker