Cultura

Gritones y rascatripas

Cauteloso, Falú elude dar opiniones contundentes sobre el folclore actual. En uno de sus últimas presentaciones en Salta, el público comenzó a impacientarse con su recital. Falú no fue entonces, como correspondía a su calidad, el artista central de ese espectáculo. El cierre estuvo reservado a un guitarrista y cantante menor, hoy considerado como el solista folclórico más popular de la Argentina. La época, los aires, la calidad de los intérpretes y las exigencias del público habían cambiado, aunque no para mejorar.

Cuando Falú terminó aquella actuación, el animador del festival, para aplacar la impaciencia del público, con gritos casi irreverentes anunció: “Señoras y señores: el cantor popular que estaban esperando ha llegado”. A partir de ahora, enfatizó, todo será una fiesta. La presencia del “nuevo ídolo de la canción popular provocará un vértigo folclórico”, sentenció, en indirecto elogio a gritones y rascatripas.

Un año antes Falú había cosechado aplausos y elogios de la crítica europea más exigente durante su gira. “Creo que la gente ahora quiere solamente revolear el poncho”, se limitó a comentar. Aunque no lo diga, sabe que la alta poesía de Castilla y las sensuales letras de Jaime Dávalos han sido sustituidas por la vulgaridad y un mal gusto rayanos en la procacidad.


* Versión actualizada de la entrevista realizada a Falú por el autor a mediados del año 1987. Se publicó con la firma de Rodrigo Alcorta, uno de los seudónimos del autor consignado en el registro oficial.
eXTReMe Tracker