Cultura

Viejos y nuevos folcloristas

Falú entreabrió las puertas de aquellos folcloristas de la mano del sanjuanino Buenaventura Luna, casi veinte años mayor que él. Se integró como intérprete de su conjunto “La tropilla de Huachi Pampa”. Compuso para Luna la música del aire puneño “Coquita y alcohol”. En esos años Falú interpretó de “Vidala del Culampajá”, de Manual Acosta Villafañe que grabó en “Discos TK”.

“Aquí trabajé en Sagaró, en calle Lavalle, donde pasaron los hermanos Abalos, Ariel Ramírez y Atahualpa Yupanqui”. El folclore recién estaba calando en la gente. Era para un público muy selecto. Sólo se escuchaba tango, bolero y música extranjera. Falú dice que su primer éxito fue “La artillera”. En 1950 grabó “La vidala del nombrador”, tema que compuso con Jaime Dávalos y que fue su primer disco simple en el sello TK.

Falú comprendió que no bastaba estilizar la música folclórica. Había, además, que dotarla de calidad poética. Tuvo oído para escuchar a los poetas y sensibilidad para sintonizar con ellos. Con Perdiguero y Dávalos comenzaron a superar las notorias limitaciones de un folclore pintoresco, de fingida raíz pura y popular y de sabor fiestero.

“Pensamos que no podía subestimarse a la gente. Pusimos poemas dentro de las canciones. Esas letras eran como cantos rodados: andaban de boca en boca, se prendían al recuerdo y al corazón del pueblo. Jaime Dávalos se tomó algunas licencias poéticas bastante audaces para la época”, nos dice.

Después vino “Soñando con la cosecha”, con letra de Jaime Dávalos. Más tarde, también con él, “Canto al sueño americano”:

“Despierta juventud americana,
realiza la unidad continental
rompiendo las fronteras provincianas,
herencia del sistema colonial”.

“No esperamos que sucediera lo de Malvinas para descubrir que la unidad latinoamericana era fundamental para nuestros pueblos”, explica Falú. Aquel repertorio no se redujo a lo local. Abierto a temas universales incluyó al amor, la nostalgia, los paisajes y los personajes tallados en ellos. Tuvieron que pasar años hasta que el nombre de Falú brillara con luz propia en programas radiales, peñas y en carteleras teatrales.


* Versión actualizada de la entrevista realizada a Falú por el autor a mediados del año 1987. Se publicó con la firma de Rodrigo Alcorta, uno de los seudónimos del autor consignado en el registro oficial.
eXTReMe Tracker