Colaboraciones

Salta y la letra impresa

A ello deberán añadirse otros factores, tales como las crónicas dificultades para emprender en grupo iniciativas editoriales por parte de nuestros escritores; los costos de impresión; la estrechez de un mercado lector poco habituado a comprar el producto cultural, además de la ausencia de democracia, el sectarismo y la sobrecarga ideológica. Entre 1966 y 1985 las revistas literarias salteñas languidecen o se extinguen, junto a la pérdida de las libertades.

Aunque las ediciones locales no habían cumplido aún su primer siglo, la proximidad de esa edad le confiere méritos y títulos para acreditar una cierta tradición. El terreno está abonado y el ánimo preparado para ensayar las primeras antologías. A mediados de 1963 la Dirección General de Turismo edita "Panorama poético salteño", exigente selección de Raúl Aráoz Anzoátegui con ilustraciones de Jorge Hugo Román. La misma incluye a poetas salteños desde Dávalos (1887) hasta los nacidos a comienzos de la década de 1940.

Al año siguiente se publica "Panorama de las letras salteñas" de José Fernández Molina, que alcanzó tres ediciones. A fines de los `60 Walter Adet publica un anticipo de su prolija investigación sobre "Poetas y prosistas de Salta", cuya primera edición aparece en 1973.

¿Qué se publicó en Salta durante los años '60? Aunque no nos corresponde evaluar la calidad ni aportar un inventario completo de la cantidad de libros editados, parece útil intentar un balance cuantitativo provisorio que no incluye plaquetas ni folletos.

Veintisiete autores editan un total de 44 libros: poco más de cuatro libros por año. La casi totalidad son ediciones locales y de autor. Unas pocas contaron con algún apoyo gubernamental. De ese total, 34 son de poesía; 6 en prosa, 2 ensayos y 2 antologías. Los ensayos son los de Roberto García Pinto: "Autores y personajes" (UNT 1961) y el de Walter Adet "César Vallejo" (1966).

Las dos únicas radios locales amplían su audiencia y se popularizan. Una de ellas, la filial de Radio Nacional, promueve la música folclórica a través de "Tardecitas salteñas", el teatro a través del elenco nacional "Las dos carátulas", y conferencias de Jorge Luis Borges o Luis Franco. Esa Radio y la comercial LV9 emiten recitales de poesía a cargo del Grupo Presencia. La programación de LV9 incluía radioteatro con elencos locales y un ciclo de charlas organizadas por su director Miguel Paulino Tato, luego publicadas por esa misma radio en sus Ediciones Poncho Rojo que alcanzaron casi una treintena de cuadernos.

Tales emisiones no eran el único canal de la promoción masiva de la música folclórica. Los aires que soplaban traían con más rapidez influencias de otros lados. Tomando el ejemplo de otros festivales en países de América Latina, en el año 1964 se realizó en Tucumán el Primer Festival Latinoamericano de Folklore Estudiantil. Ese mismo año comenzó el Primer Festival de Música de las Américas y España. Un año después se reúne en Salta el Primer Festival Latinoamericano del Folklore.

La televisión aún no había llegado. Recién en 1964 comienza a emitir el primer canal de cable local, "Sonovisión", que cubría unas pocas manzanas del centro de la ciudad. Esa TV en blanco y negro fue más vista en los escaparates comerciales que en las casas. Al comenzar la década se editaban dos matutinos y algunos vespertinos de corta vida. Durante su transcurso se lanzaron otros dos matutinos.

eXTReMe Tracker